Cómo limpiar las células para cloradores salinos. ¡Es muy fácil!

Las células de los cloradores salinos sufren mucho desgaste con el paso del tiempo, sobre todo en lugares con alto contenido de cal en el agua. Si quieres garantizar la máxima desinfección del agua de tu piscina, deberás asegurarte que su estado sea el adecuado en todo momento, de lo contrario se podría reducir su rendimiento. En esta pequeña entrada, te enseñamos cómo limpiar las células para cloradores salinos.

Los cloradores SMC que utilizamos en Pool Fabrique tienen un escaso mantenimiento, ya que están dotados de un sistema auto limpiable. Esto supone que el usuario no tenga que estar tan pendiente de su clorador, ya que este funciona automáticamente a través de un proceso electrolítico que se repite cíclicamente. Eso sí, periódicamente debemos revisar el estado de la célula, puesto que en aguas con mucha concentración de cal el cambio de polaridad puede no ser suficiente para eliminar los depósitos calcáreos.

Por tanto, la periodicidad de la limpieza de las células para cloradores salinos depende directamente de la pureza del agua, aunque también hay otros factores que pueden influir en ello, como el pH o la cantidad de sal presente en el agua. Con el tiempo, las células pueden acumular restos de cal, algas u otras sustancias contaminantes, repercutiendo directamente en la producción de cloro.

Limpieza de las células para cloradores salinos

Cuando la limpieza automática de las células no es suficiente para eliminar los restos acumulados, el usuario deberá realizar este proceso manualmente. Para llevar a cabo un correcto mantenimiento de las células de tu clorador, debes seguir este procedimiento:

  • Inspecciona regularmente el estado de la célula para detectar la presencia de cal.
  • Apaga la bomba y el clorador.
  • Desconecta la célula, desenróscala y retírala.
  • Deja secar la célula durante varios días para que se desprendan las placas por sí solas o golpeándolas ligeramente, aunque nunca introduciendo algún elemento punzante en su interior.
  • Si esto no funciona, sumerge los electrodos en una solución de ácido clorhídrico y agua. Cuando la cal se desprenda, aclara la célula con agua, seca los bornes y vuelve a instalarla en el clorador.

Las células para cloradores salinos tienen una vida útil determinada. Las de los coladores domésticos deben cambiarse tras 14.000 horas de uso y las de los colgadores salinos industriales de capacidad media y de alta capacidad cada 20.000 horas. Por lo que si necesites células o remplazos para nuestros cloradores salinos podemos facilitártelas.

Los comentarios están cerrados.